21 febrero 2009


DESCRIPCION


Es difícil comentar nuestra ciudad sin referirse a su catedral.
La Catedral de La Plata, consagrada a La Inmaculada Concepción, independientemente de las creencias religiosas, es una obra de arte en si misma. Si esto lo conjugamos con la Fe, la sola contemplación de este monumento es una lección de Historia Sagrada.
Ubicada frente a la Plaza Moreno, centro geográfico de la ciudad, forma junto con la plaza y la municipalidad la clásica configuración de las ciudades indianas: la sede del gobierno, el lugar de reunión del pueblo y la sede de la autoridad espiritual.
El edificio, proyectado en 1885 mide 120 metros de largo y sus dos torres, concluidas en el año 2000, una altura que llega a los 112 metros.
Las puertas frontales simbolizan las virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad y cada una muestra en su tímpano una alegoría que las representan.
Cada una de las torres son nombradas una La Torre de Jesús y la otra La Torre de María.
La Torre de Jesús, decorada con estatuas alegóricas a la vida del Salvador tiene dos miradores a una altura de 43 y 63 metros respectivamente, los que se accede por un ascensor interior y permiten interesantes visuales a la ciudad y a los techos y torres de la misma catedral..
En la Torre de María, decorada con estatuas alegoricas a la vida de la Madre del Salvador se encuentra el carillón que, con 25 campanas que suman un peso total de alrededor de 18 toneladas, cubren tres octavas de un teclado en el cual se pueden interpretar distintas melodías.
El interior suavemente iluminado por las grandes aberturas ojivales del gótico y su luz moderada por vidrieras (vitraux) confeccionados en Francia, en Alemania y en el propio taller de la catedral, nos muestra una interesante imaginería particularmente las obras del artita tirolés Leo Moroder

2 comentarios:

Carlos Bozzoli dijo...

Muy bueno el sitio. Felicitaciones.
Una sugerencia: si puedes corregir el nombre de quien encargo la casa a Le Corbusier: Es Curutchet, no Curuchet, al menos asi figura en todos los libros.

Hola: dijo...

Hola Carlos, gracias por haber visitado el blog y también gracias por tu felicitación y tu sugerencia.
Sin el menor ánimo de comenzar una polémica, te comento que antes de "postear" tuve la duda acerca del nombre. Commo de costumbre la mitad de la biblioteca escribe "Curuchet" y la otra mitad escribe "Curutchet". Para tomar la decisión me apoye en la página del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires que lo escribe sin "t"
Un abrazo, Ito